¡Hola familias! ¿Como os ha ido el martes? El nuestro ha estado rodeados de huevos, porque teníamos que ayudar al conejito de pascua a preparar los huevos para que pueda repartirlos.

Eso si, lo primero que hemos hecho esta mañana han sido los tan odiados deberes y, los que no teníamos, hemos estado haciendo unos dibujitos. Luego hemos desayunado para coger energías y ya nos hemos puesto manos a las obras con los huevos.

¡Y oye! Qué ayudar al conejito de pascua no ha sido nada fácil… ¡Hemos tardado todo el día! ¿Queréis saber todo lo qué hemos hecho? Pues atentes:

Lo primero de todo hemos vaciado por dentro los huevos de gallina, ¡sin que se rompiera la cáscara! Así que hemos sacado todo nuestro ingenio y gracias a unos pequeños agujeros en cada extremo y unos movimientos de manos hemos conseguido vaciar nuestros huevos estupendamente. Eso sí, algunos han acabado un poquito rotos 😢 y otros han terminado en alguna de nuestras cabezas 😂.

Luego les hemos dado un buen baño a fondo para que queden muy muy limpios y relucientes, tanto por dentro como por fuera. ¿Y sabes como hemos lavado los huevos por dentro? ¡Con unas jeringas llenas de agua! ¡Estamos hechos unes genies!

Después los hemos pasado por chapa y pintura, aunque la verdad es que ha sido más pintura que chapa, hemos pintado nuestros huevos con colorante alimenticio para que tengan un color llamativo más típico de los huevos de pascua. Y los hemos dejado secar rato al sol.

Y ya que hacía hoy también un día estupendo pues lo hemos aprovechado con un poquito de tiempo libre en el patio mientras hacíamos tiempo para la hora de comer. Hoy para comer teníamos pasta de primero, bacalao de segundo y manzanas de postre. Además también hemos aprovechado para tirarle un huevo a Andrés en la cabeza, como venganza de que hoy no había estado con nosotres 🤣.

Para terminar, después de comer, hemos rellenado nuestros huevos ya bien secos con chocolate fundido. Así  que hemos cogido unas ollas y al baño maría hemos derretido chocolate para posteriormente rellenar los huevos vacíos, limpios y pintados con el chocolate. ¡Toda una técnica se requiere para hacerlo!

Y con todo esto se nos ha echado un día más el tiempo encima y nos hemos tenido que despedir para volver a recargar las pilas para mañana. Además, mañana nos vamos de excursión, así que nos espera un dia totalmente diferente. ¡Ahhh! Y no os olvidéis de la tarjeta del transporte público para mañana.

¡Hasta mañana! Que tengáis una feliz tarde.