¡Hola familias! ¿Qué tal habéis pasado este domingo de resurrección? Nosotres un poco tristes porque nuestras colonias han llegado a su fin, pero a la vez con ganas de volver a veros.

Hoy nuestro día ha empezado algo más tarde porque hemos podido dormir media horilla más. Estábamos tan cansados de todo lo que hicimos ayer que nuestro cuerpo nos ha agradecido infinitamente el ratito que hemos tenido de más sueño. Nada más levantarnos nos hemos ido a desayunar, hoy teníamos embutido, cereales, leche, zumo, galletas, magdalenas…

Después de desayunar hemos ido a terminar nuestro taller de Tie-Day. Tras dejar reposar las camisetas algo más de 24 horas en unas bolsas selladas, les hemos puesto un fijador, las hemos lavado bien con agua y las hemos dejado secar al sol.

Cuando hemos terminado con nuestras camisetas hemos hecho unos cuántos juegos deportivos y de habilidad como el lanzamiento de aros, el salto de longitud, voleibol, fútbol, etc. Y, como hacía muchísima calor, hemos terminado todes empapados en una improvisada guerra de agua.

Luego ha llegado el momento de comer, hoy teníamos fideuá, pescado rebozado y ¡helado de postre! Además, como hoy era un día especial, también hemos tenido un vaso de refresco para acompañar la comida.

Después de comer nos hemos duchado y ha llegado el momento más aburrido y triste de todos: deshacer las camas, preparar la maleta y dejarlo todo recogido.

Cuando hemos terminado de hacer el equipaje nos hemos dirigido rumbo a la estación de tren, en dónde hemos esperado pacientemente nuestro tren y una vez en Barcelona hemos cogido el Metro hasta el colegio.

Al llegar al colegio sólo hemos tenido tiempo para despedirnos, una canción y ya nuestra «burbuja» se ha disuelto en ocho burbujas más. ;(

¡Y hasta aquí nuestra aventura de estos magníficos tres días de colonias! Esperamos pronto volver a veros a todes. ¡Un abrazo!