Misión y Visión

Desde el 2008 no hemos parado de desarrollar acciones en relación a la pasión que nos define: la educación de la infancia en el ámbito del ocio y el tiempo libre. Práctica que se ha llevado a cabo mediante actividades como teatro con y para niños y Casales de verano, que con el paso de los años, han aumentado tanto en participantes como en duración.

En Tropezando con Suerte, entendemos el proceso de la educación como un proceso integral donde se desarrollan el ser, el saber y el saber hacer de los más pequeños. Queremos conseguir con la metodología que siempre hemos aplicado, un aprendizaje significativo en el que en todo momento, se haga partícipe a los niños. Como aprendizaje significativo entendemos la asimilación de conceptos nuevos en relación a los que ya poseían, dando así, sentido a aquello que se realiza. Por ello es que la educación que se seguirá será la basada en el paradigma educativo constructivista defendido por autores como: Vigotzky, Ausubel o Piaget.

Consideramos, como uno de nuestros principios y valores básicos, el conocimiento y respeto del medio en el cual se contextualiza la acción que desarrollamos. Por ese motivo, gran parte de las actividades que realizamos se basan en el conocimiento físico e histórico de lugares de Barcelona a los cuales nuestros participantes, no suelen ir o en los cuales, no se suele poner mucha atención. Todo ello, mediante la introducción de enseñanzas acerca de los lugares para el mejor conocimiento del entorno en el que se convive.

Paralelamente, también se considerará fundamental el desarrollo personal, motriz e intelectual de los niños en un entorno medioambientalmente sostenible. En base a ello, todas nuestras actividades se realizan teniendo en cuenta ésta premisa. Desde la utilización de transportes públicos en todos nuestros desplazamientos, hasta la concienciación del uso racional de los servicios básicos (electricidad, agua…) o la utilización de materiales reciclados. Por éste motivo, todas las manualidades que se realizan en nuestros proyectos son desarrolladas con el máximo número de elementos reciclados o de bajo coste. De esta manera, se conciencia a los pequeños de la importancia del uso racional de los materiales y de un mundo ecológico y medioambientalmente justo, unido al desmantelamiento de la creencia de que, para poder divertirse, hay que consumir.

Es gracias a todo esto que nuestras actividades están económicamente ajustadas al contexto en el que se realizan. No buscamos el beneficio propio, sino que nuestra principal preocupación es que no haya pequeños que se queden sin la posibilidad de disfrutar de actividades educativas de ocio y tiempo libre.